El tercer mandamiento: El nombre de Dios es santo

Éxodo 20:7 “No tomarás el nombre de Jehová tu Dios en vano; porque no dará por inocente Jehová al que tomare su nombre en vano.”

El tercer mandamiento continúa el énfasis en la adoración. El primer mandamiento trató del objeto de la adoración correcta. El segundo con la forma de la adoración correcta. Y el tercero con el lenguaje y la actitud de la adoración correcta.

El nombre de nuestro Señor es santo, y nuestro uso de ese nombre debe reflejar Su santidad. No debemos pronunciar Su nombre sin expresar en cierta medida la reverencia y el temor que se le deben a Él. Cuando usamos el nombre de Dios, debemos recordar que estamos en Su santa presencia, y Su presencia siempre crea una situación de adoración, reverencia y admiración.

Fil 2:9-11 “Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio UN NOMBRE que es SOBRE TODO NOMBRE, para que EN EL NOMBRE de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre.”

Descargar MP3

search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close