Orando los Salmos: Salmo 65

Dios, solo tú eres lleno de gracia, todopoderoso y proveedor.

El Salmo 65 trata sobre Dios, pero específicamente sobre el Dios de la naturaleza, que es lleno de gracia con el hombre, poderoso en sus actos y la fuente de toda la abundancia de la naturaleza. Este salmo es un salmo nacional de acción de gracias. Expresa gratitud nacional a Dios. Hay dos elementos generales en este tipo de salmo. 1.) una crisis nacional y 2.) el alivio de esa crisis. El aspecto nacional se indica mediante el uso de pronombres en plural, como nuestro o nuestra (v. 3, 4).

La ocasión para el canto de este Salmo fue la fiesta anual de la cosecha de los judíos, llamada “Fiesta de los Tabernáculos.” Duró ocho días y fue la fiesta más alegre de los judíos. Esta fiesta fue después de que se trajo la cosecha y la gente estaba celebrando la abundancia de esa cosecha.

Otra pista que nos da el Salmo 65 para entender la ocasión es el uso de la palabra expiación (v. 3, “perdonarás” RV60). La palabra expiación es común en el libro de Levítico, pero se encuentra solo tres veces en los Salmos (65:3; 78:38; 79: 9). El Día de la Expiación ocurrió inmediatamente antes de la Fiesta de los Tabernáculos en el calendario judío. Por tanto, la primera estrofa del salmo, donde se hace referencia a la expiación, hizo que los que cantaban miraran hacia atrás al día anterior.

En cuanto al contenido de este salmo, hay tres estrofas en este salmo, y podrían dividirse de la siguiente manera: vv 1–4 el Dios de Gracia, vv. 5-8 el Dios de Poder y los versos 9-13 el Dios de la Abundancia (El Proveedor).

I. El Dios de Gracia (vv. 1-4)

El salmo comienza con una declaración de alabanza. Una invitación a dar gracias a Dios. Observe los términos o frases que deberían hacernos recordar nuestro estudio reciente sobre la importancia y función del templo en el Antiguo Testamento.

Tuya es la alabanza en Sion, oh Dios,
Y a ti se pagarán los votos.
2 Tú oyes la oración;
A ti vendrá toda carne.

A continuación, vemos al salmista planteando el problema que ha creado la crisis. Cualquiera que sea la crisis nacional, (usualmente opresiones extranjeras con perspectiva de muerte) la fuente del problema era el pecado del pueblo.

Las iniquidades prevalecen contra mí;
Mas nuestras rebeliones tú las perdonarás.

En la última parte del v. 3, el salmista da una breve declaración sobre lo que Dios ha hecho por ellos. “Mas nuestras rebeliones tú las perdonarás”. Su liberación fue real y verdadera y tenían una razón increíble para ofrecer gracias a Dios.

El Salmo 65 alaba al Dios de Israel. Jehová tiene una relación especial con su pueblo escogido, pero el Dios de Israel es, no obstante, el Dios de todos los demás pueblos también, y este equilibrio importante se mantiene en los versículos iniciales. El versículo 1 declara que la alabanza espera a Dios en Sion, es decir, en Jerusalén, donde se llevó a cabo la gran fiesta judía de los tabernáculos. Pero el siguiente versículo, el versículo 2, reconoce que Dios es un Dios que escucha las oraciones de todos los pueblos. “a ti vendrá toda carne.”

Esta referencia a la expiación se describe como algo que hace Dios. Porque no es el pueblo el que hace expiación, ni siquiera el sumo sacerdote; es Dios. “Mas nuestras rebeliones tú las perdonarás.” (en realidad, expiado) (v. 3). Esto se debe a que Dios es lleno de gracia, que es lo que mostrará el resto del salmo. Incluso el siguiente versículo lo muestra, porque habla del que se ha acercado a Dios en virtud de la expiación y ahora es bendecido con todo lo bueno.

Bienaventurado el que tú escogieres y atrajeres a ti,
Para que habite en tus atrios;
Seremos saciados del bien de tu casa,
De tu santo templo.

El salmista utiliza tres expresiones diferentes para hablar del Templo: “tus atrios”, “tu casa” y “tu santo templo”. La expresión “para que habite en tus atrios” se refiere a entrar en el Templo con el propósito de alabanza y adoración. Este versículo establece el resto del salmo, en el que se exponen algunos de estos buenos dones o bendiciones de Dios para su pueblo, Israel.

II. El Dios de Poder (vv. 5-8)

Dios es lleno de gracia, pero también es poderoso, como lo señala la segunda estrofa del salmo. El salmista apela a la historia pasada y recuerda las obras poderosas de Dios y su poder para salvar. La razón de la liberación de Dios de su pueblo se encuentra en la gracia de Dios. El amor incondicional de Dios por su propio pueblo es la base de sus actos de liberación.

Con tremendas cosas nos responderás tú en justicia,
Oh Dios de nuestra salvación,
Esperanza de todos los términos de la tierra,
Y de los más remotos confines del mar.
6 Tú, el que afirma los montes con su poder,
Ceñido de valentía;

Se habla del poder de Dios como el cinturón que se ajusta en la cintura mientras se prepara para actuar (vea Salmo 93:1). La frase “ceñido de valentía” podría entenderse como “porque eres muy fuerte”.

El que sosiega el estruendo de los mares, el estruendo de sus ondas,
Y el alboroto de las naciones.
8 Por tanto, los habitantes de los fines de la tierra temen de tus maravillas.
Tú haces alegrar las salidas de la mañana y de la tarde.

III. El Dios de la Abundancia (El Proveedor) (vv. 9-13)

La estrofa final nos dice que el Dios en la realización de sus propósitos ha mostrado tanto su gracia como su poder al bendecir la cosecha y la tierra.

Visitas la tierra, y la riegas;
En gran manera la enriqueces;
Con el río de Dios, lleno de aguas,
Preparas el grano de ellos, cuando así la dispones.

Lo primero que leemos es sobre el cuidado de Dios de la tierra al regarla. Aquellos que han estudiado sobre la tierra de Israel saben que existe un aprecio por el agua en una tierra que de otra manera sería estéril. Para la gente de ese lugar y día, la llegada de lluvias abundantes para regar las cosechas fue literalmente la bendición de la vida en lugar de la muerte.

10 Haces que se empapen sus surcos,
Haces descender sus canales;
La ablandas con lluvias,
Bendices sus renuevos.
11 Tú coronas el año con tus bienes,
Y tus nubes destilan grosura.
12 Destilan sobre los pastizales del desierto,
Y los collados se ciñen de alegría.
13 Se visten de manadas los llanos,
Y los valles se cubren de grano;
Dan voces de júbilo, y aun cantan.

Después de esta lista de los dones o bendiciones de gracia, el cuidado y los actos poderosos de Dios, tenemos una declaración final de alabanza (v. 13b) “dan voces de júbilo, y aun cantan” (v. 13). El salmo termina con un retrato de todos ellos, los llanos, los collados y los valles, gritando y cantando juntos de alegría en agradecimiento a Dios. Por supuesto, estas cosas no gritan ni cantan. Es una forma poética de decir “todas estas cosas serán como personas que gritan y cantan gracias a Dios.” El punto es que, dado que los objetos inanimados no pueden alabar literalmente a Dios, nosotros, que fuimos hechos a imagen de Dios y podemos alabarlo, ¡deberíamos hacerlo! Después de leer y estudiar este salmo, debería llevarnos a cantar o gritar: “¡Dios, solo tú eres lleno de gracia, todopoderoso y proveedor!”

¿Cómo podemos aplicar este salmo a nuestras vidas?

Pensando en El Dios de Gracia, ¿has experimentado la gracia de Dios en la expiación y el perdón de tus pecados? Este salmo nos recuerda la gracia de Dios en la salvación. Nunca conocerás al Dios de las bendiciones abundantes de la naturaleza (o cualquier otra bendición) hasta que primero lo conozcas como el que ha hecho expiación por tu pecado a través de Su hijo, Jesucristo.

El contexto del salmo está dentro del pacto de Dios con Israel, dentro de una teocracia y dentro de la tierra prometida. Pero para los creyentes en Jesucristo hoy, tenemos acceso a Dios a través de Jesús, quien dijo en Juan 4:24Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren.” Jesús dio la bienvenida a la mujer samaritana, además de señalar un día en que la gente no adoraría ni en Jerusalén ni en Samaria, sino en espíritu y en verdad debido a los cambios que él mismo provocaría.

¿Cómo pueden los hombres y mujeres pecadores, tanto judíos como gentiles, presentarse ante un Dios santo? La única respuesta posible es la expiación, Dios ofrece un sacrificio mediante el cual una víctima inocente toma el castigo de aquellos que son realmente culpables. Pero el sacrificio cubre, o expía, el pecado, para que Dios pueda tratarnos con gracia nuevamente. El sacrificio de Cristo no solo cubre nuestros pecados, sino que también los quita de nosotros para siempre (Salmo 103: 12). Si no ha confiado en Cristo y su obra en la cruz, hágalo hoy. Si eres un discípulo de Cristo, anímate por lo que Cristo ha hecho por ti. Él es el Dios de la Gracia.

Pensando en El Dios de Poder, hay dos caminos a seguir. Uno es rechazar el hecho de que Dios es todopoderoso y el otro es afirmar que solo Él es el Dios todopoderoso. En cual crees ¿Crees que eres el centro de tu universo? ¿O admites y reconoces y alabas a Dios por Su omnipotencia? ¿Cómo demuestras la respuesta en tu vida?

Discípulos de Cristo, tomen un momento para alabar y agradecer al Señor por Su poder, especialmente en su salvación.

Romanos 1:16 “Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego.”

1ª Cor. 1:18 “Porque la palabra de la cruz es locura a los que se pierden; pero a los que se salvan, esto es, a nosotros, es poder de Dios.”

Pensando en El Dios de Abundancia (El Proveedor) – Este salmo nos recuerda la importancia de alabar y agradecer a Dios por todos sus buenos dones y provisión. El propósito de este salmo era cantar y recordar las bendiciones de Dios, tanto físicas (provisión para la tierra) como espirituales (su salvación). Jesús dijo en el momento de su entrada triunfal en Jerusalén, cuando los fariseos querían que reprendiera a sus discípulos por su alabanza: “Os digo que si éstos callaran, las piedras clamarían.” (Lucas 19:40). ¿Tienes la costumbre de alabar a tu Señor por todo lo que ha hecho por ti? ¿Qué te impide alabar constantemente al Señor por todo lo que ha hecho por ti?

Santiago 1:17Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación.” Debería hacer que tú y yo cantemos o gritemos: “¡Dios, solo tú eres lleno de gracia (El Dios de Gracia), todopoderoso (El Dios de Poder) y proveedor (El Dios de la Abundancia)!”

Preguntas de repaso y aplicación

  1. ¿Qué género es el salmo 65? ¿Cuáles son algunas de las características de este tipo de salmo?
  2. Juveniles y Jóvenes: ¿Cuántas estrofas tiene el Salmo 65? ¿Qué atributo de Dios se enfatiza en cada una de ellas?
  3. Niños y Juveniles: ¿Cuál es la frase sencilla que resume el salmo?
  4. ¿Cuáles son las tres frases que usa el salmista para describir el concepto de adoración en el Templo de Jerusalén?
  5. ¿Cómo te ha provisto el Señor durante la semana pasada?
  6. ¿Podrías compartir dos bendiciones espirituales que el Señor te ha dado en el Evangelio?
  7. ¿Cómo aplicas este salmo a tu vida hoy día?
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close