La elección de ancianos en la iglesia local

Durante las últimos dos semanas, nos centramos un poco más en el papel de la iglesia local en la elección de sus propios ancianos. Hicimos tres preguntas para buscar evidencias bíblicas, principios bíblicos y sabiduría bíblica para responderlas con claridad.

En el primer estudio de esta serie, la pregunta era ¿Cuál es el propósito y privilegio del rol de anciano en la iglesia local? Aprendimos que el rol del anciano en la iglesia local tiene un propósito divino y es un privilegio porque Dios está trabajando en la iglesia, porque Su hijo, Jesucristo entregó su vida por ella. Sabiendo esto, deberíamos tomar en serio este proceso de la elección de ancianos nuevos y deberíamos sentir el gozo de participar en el plan de Dios para la novia de Cristo.

En el segundo estudio, tocamos la pregunta, ¿Cuáles son los requisitos bíblicos de servir como anciano en la iglesia local? La crisis que enfrenta la iglesia hoy en día es un número creciente de iglesias sin pastores o ancianos calificados y pocos candidatos potenciales. Por eso, las iglesias no están creciendo bíblicamente. Cuanto más declinen las iglesias, menos veremos hombres calificados bíblicamente que tengan un deseo dado por Dios de proclamar la Palabra y pastorear las ovejas.

La Iglesia Berea de Antofagasta tiene el mandato de hacer discípulos (Mat. 28:19-20; Col. 1:28-29). Parte de ese mandato es que los ancianos y miembros de la iglesia oren por, y reconozcan a otros líderes potenciales y los orienten, animen y edifiquen en el discipulado.

Hoy día, me gustaría terminar la serie con la última pregunta… ¿Cuáles son los protocolos en el proceso de la elección de ancianos en la iglesia local? Esta pregunta debería recordarnos y desafiarnos a ser diligentes y sabios en el proceso de la elección de ancianos en nuestra iglesia.

Lo que me gustaría que hacer hoy es pensar en varias preguntas importantes que tienen que ver con el proceso de elección de ancianos en nuestra iglesia. No podremos cubrir todas las preguntas que podrían hacerse, pero espero que podamos iniciar una buena conversación sobre estos asuntos que podría continuar incluso en de nuestra llamada de Zoom el domingo. Cuando sea posible, intentaremos encontrar textos y principios bíblicos que respalden las respuestas a estas preguntas. Servimos a un Dios de orden y cuando hay poca o ninguna información sobre un tema, debemos seguir el patrón bíblico de sabiduría y orden en cualquier protocolo o proceso en la vida y ministerio de la iglesia local.

¿Cuántos ancianos debería tener una iglesia?

Algunos pueden preguntar, ¿por qué nuestra iglesia necesitaría más ancianos? Ya tenemos tres ancianos.

  • Puede ser una pluralidad de ancianos (Hechos 11:30; 1ª Pedro 5:1–5; Hechos 20:17; 14:23), aunque no es necesario u obligatorio para una iglesia pequeña. Una iglesia puede añadir a los ancianos para corresponder a las necesidades del ministerio.
  • No es necesario que todos los ancianos sean iguales en autoridad ni en responsabilidades (1ª Timoteo 5:17). No todos tienen los mismos dones y habilidades, ni tampoco la misma autoridad ni áreas de servir.

Los ancianos que trabajan y sirven juntos como equipo es bíblico porque es un camino sabio para rendir cuentas con otros y dar aliento espiritual. Cada anciano necesita otros en su vida. Varios pasajes bíblicos o principios que hablan de este concepto son:

  • Cada vez que el NT habla de ancianos (obispos o pastores) en una asamblea local, siempre está en plural, y que una cantidad de ancianos en cada iglesia era el patrón apostólico (Hechos 14:23). Tenemos ese patrón, pero no tenemos más información detallada acerca del tema.
  • Es a través del hierro afilado que crecemos y tenemos un ambiente para rendir cuentas (Prov. 27:17).
  • Debemos llevar las cargas de los demás, incluso provocarnos unos a otros a hacer buenas obras (Hebreos 10:24) y levantarnos los unos a los otros cuando caemos o estamos luchando (Gálatas 6:1-2).
  • Debemos desafiarnos unos a otros a vivir en piedad (Hebreos 3:12-13), y confrontarnos en amor cuando sea necesario (Mateo 18:15-17, Lucas 17:3).

Pensando en nuestra iglesia en particular, estamos orando por la posibilidad de elegir a dos ancianos más en el grupo de ancianos. Hemos estado sirviendo y funcionando con un grupo de tres ancianos durante los últimos años. Los ancianos actuales han estado invirtiendo en otros hombres de la iglesia como deberíamos hacer como discípulos de Cristo. Oramos constantemente por oportunidades para observar las cualidades bíblicas en los hombres y discipularlos hacia la madurez.

¿Cuánto tiempo deberían servir los ancianos?

¿Deberían cumplir 2 años, 3 años, 10 años o por una cantidad de tiempo ilimitada? El NT no nos da información sobre este punto específico. En cuanto a pensar en un protocolo sabio para nuestra iglesia, nos asociamos con otras iglesias de la IEUCB en el distrito norte, así como a nivel nacional. Todas las iglesias de la UCB votan por nuevos ancianos cada dos años para tener el mismo ciclo de liderazgo, lo que a su vez brinda a los ancianos oportunidades adicionales para servir a nivel de distrito o nacional si el Señor los guía. Nuevamente, esta decisión depende de la iglesia local, pero es sabio considerar otras iglesias hermanas en este proceso de elección. 

Tener algún tipo de “límite de tiempo” para los ancianos e incluso los diáconos es algo bueno porque le da a la iglesia y al individuo la oportunidad de revisar y evaluar sus calificaciones. Normalmente, no hay un límite de tiempo para pastores o ancianos a tiempo completo.

Su Selección: ¿Cómo pueden llegar a ser ancianos?

  • Dios da un deseo profundo en el corazón de hombres calificados para este oficio (1ª Timoteo 3:1; 1ª Pedro 5:1–2). La iglesia, la asamblea local, reconoce su deseo y sus calificaciones y los nombra al oficio.
  • En la iglesia del Nuevo Testamento, los apóstoles y sus representantes (por ejemplo, Timoteo y Tito) eligieron o nombraron a los ancianos en las iglesias jóvenes según las calificaciones dadas por Pablo en 1ª Timoteo 3 (por ejemplo, Tito 1:5).
  • Sin embargo, aún los apóstoles a veces pidieron que la iglesia eligiera y nombrara a líderes o representantes y también que tomara decisiones (Hechos 6:3; 2ª Corintios 8:19; Hechos 15:2–3, 22).
  • Porque ya no tenemos apóstoles con nosotros, la iglesia congregada tiene la autoridad para elegir su liderazgo y tomar sus propias decisiones (cf. Mateo 18:17; Hechos 5:3; 1ª Corintios 5:12). Ps. Mark nos enseñó recién acerca de este concepto en su serie hace varias semanas. Las elecciones están de acuerdo con nuestro entendimiento de la autonomía de una iglesia local. Cada asamblea local es libre de elegir a sus propios líderes, determinar sus propios asuntos y tratar con sus miembros. Las elecciones congregacionales recuerdan a los líderes de la iglesia que su autoridad es una autoridad delegada. Cuando los líderes son elegidos, se les delega autoridad en nombre de la iglesia. Los líderes pueden tomar ciertas decisiones en nombre de la iglesia, mientras que otras decisiones requieren la participación de todos los miembros. Sin embargo, los líderes son, en última instancia, responsables ante los miembros de la iglesia de permanecer fieles a sus responsabilidades bíblicas.
  • Por eso, la responsabilidad de elegir a los ancianos pertenece a la iglesia (específicamente, los miembros), porque los ancianos son una parte de las ovejas. Ellos dirigen por sus ejemplos, no por fuerzas (cf. 1ª Pedro 5:3). Son del cuerpo; no están afuera del cuerpo. La iglesia debe conocer a sus líderes para saber si cumplen con las calificaciones o no.

¿Cuál es el propósito de la futura elección de ancianos?

Le pedimos a Dios que aclare su voluntad para nuestra iglesia a través de la voluntad del cuerpo (específicamente la membresía). El proceso de nominación y elección no es una “campaña de popularidad”, sino una respuesta a la pregunta: “¿Qué hombre quiere Dios que sirva como anciano de la Iglesia Berea durante los próximos dos años?” Al elegir a un anciano, asumimos al menos tres compromisos:

  • Nosotros, como miembros de la iglesia, reconocemos sus calificaciones y su deseo de servir como anciano (1 Timoteo 3:1-7). Mientras que otros ancianos han entrevistado al candidato y lo han considerado calificado, el voto de la congregación afirma ese reconocimiento.
  • Nosotros, como miembros de la iglesia, reconocemos nuestra responsabilidad de someternos a su liderazgo (Hebreos 13:17). Entendemos que el ministerio de los ancianos requiere que velen por nuestras almas, y deseamos que ese ministerio sea gozoso, no triste. Por lo tanto, nos comprometemos a escuchar sus enseñanzas y seguir su ejemplo (Hebreos 13:7).
  • Nosotros, como miembros de la iglesia, asumimos la responsabilidad de hacerlo responsable de su ministerio. Sabemos que los ancianos son pecadores justificados tal como nosotros; queremos animarlos en su tarea (1ª Tesalonicenses 5:12-13) y orar por ellos mientras nos pastorean.

¿Cuáles son los protocolos en el proceso de la elección de ancianos en la iglesia local?

Bueno, esta pregunta debería recordarnos y desafiarnos a ser diligentes y sabios en el proceso de la elección de ancianos en nuestra iglesia. Les pido a seguir orando por nuestra querida iglesia Berea en este proceso.

Padre celestial, nos damos cuenta que somos nada sin ti. Estamos agradecidos por la obra de tu hijo, Jesucristo, en la cruz. Somos tus hijos y en el nombre den tu hijo, entramos en tu presencia para alabarte y dejar todas nuestras peticiones en tus manos. Te pedimos, Señor, que nos des la sabiduría y el coraje a vivir por ti y engrandecer tu nombre. Te damos gracias por la iglesia, que es tu novia. Te rogamos que podamos entender bien lo que es nuestra responsabilidad y privilegio para servir la iglesia. Te pedimos que nos des una multitud de oportunidades a reproducir más discípulos tuyos en nuestra iglesia para tu gloria. Te pedimos todas estas cosas en el nombre de tu hijo, Jesucristo, amén.


Preguntas de repaso

  1. ¿Cómo debo entender correctamente el proceso y los protocolos para elegir ancianos de acuerdo con las escrituras?
  2. ¿Cómo debo preparar nuestro corazón y nuestra mente para la futura elección de ancianos?
  3. ¿Cuáles son algunas malas razones para votar por un hombre y no por otro?
  4. Según el estudio, ¿puedo poner en el orden correcto estos eventos en el proceso de elección de ancianos?
    ____ Los ancianos entrevistan al candidato y lo consideran calificado
    ____ Nos comprometemos a escuchar las enseñanzas y seguir el ejemplo del anciano
    ____ Oramos constantemente
    ____ Dios da un deseo profundo en el corazón de un hombre para servir como anciano.
    ____ El voto de la congregación afirma la recomendación de los ancianos
    ____ La iglesia debe conocer a sus líderes para saber si cumplen con las calificaciones o no.
  5. ¿Cómo debo orar específicamente por nuestra iglesia mientras miramos hacia futuras elecciones de ancianos?
  6. ¿Cómo debo orar específicamente por los hombres que han sido nominados?
  7. ¿Tengo alguna pregunta o duda que quiero compartir durante la llamada de Zoom?
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close