Orando los salmos: Salmo 9

Al músico principal; sobre mut- laben. Salmo de David.

De acuerdo al título hebreo del salmo, la referencia al músico principal alude a la persona de la tribu de Levi encargada de dirigir los cánticos en el templo, la frase sobre mut- laben puede ser una referencia a los instrumentos musicales (o al tipo de melodía) que requería el cántico, y la frase salmos de David  señala al autor de este salterio, el rey David.

            Varios autores (y versiones bíblicas) concuerdan en que los salmos nueve y diez pudieron haber sido un solo poema[1]. Una de las razones para esta afirmación es la técnica que uso el autor para componer estos salmos; a saber, un acróstico[2] progresivo que comienza en el salmo nueve y termina en el diez. Sin embargo, y a pesar de esta posible unidad, en este estudio, los salmos nueve y diez se van a considerar como poemas independientes, a fin de resaltar el tema y el género particular de ellos.

El salmo nueve un salmo de acción de gracias a Dios. Los salmos de acción de gracias son una expresión de agradecimiento a Dios por una respuesta o bendición específica. Aquí el salmista agradece a Dios por sus manifestaciones de justicia y su gobierno justo.

Este salmo puede ser dividido en siete partes conforme a las diez letras sucesivas del alefato hebreo que el autor usa en forma acróstica en su poema, quedando divido de la siguiente manera:

  1. Alef: Alabanza al Señor (vv. 1-2)
  2. Bet – Guimel: Motivo para la alabanza (vv. 3-6)
  3. He – Vau: El Señor, Rey y Juez de las naciones (vv. 7-10)
  4. Zayin: Invitación a la alabanza (vv. 11-12)
  5. Get: Oración de una persona en necesidad (vv.13-14)
  6. Tet – Yod – Caf: Intervenciones divinas en la historia (vv. 15-18)
  7. Oración pidiendo el justo juicio de Dios contra las naciones (vv. 19-20)

EXPLICACIÓN DEL SALMO

  1. Alef: Alabanza al Señor (vv. 1-2)

Te alabaré, oh Jehová, con todo mi corazón;
Contaré todas tus maravillas.
Me alegraré y me regocijaré en ti;
Cantaré a tu nombre, oh Altísimo

David, en lo profundo de su corazón quiere expresar con alabanza y cánticos las maravillas del Señor. ¿Qué maravillas? las maravillas de la intervención de Dios en la historia a favor de su pueblo y, especialmente, en favor suyo. En estos versos, David expresa poéticamente que tenía razones de sobra (“todas tus maravillas” cp. vv. 3-6) para alegrarse, agradecer y cantar al nombre del Señor, el Dios altísimo. 

2. Bet – Guimel: Motivo para la alabanza (vv. 3-6)

Mis enemigos volvieron atrás;
Cayeron y perecieron delante de ti.
Porque has mantenido mi derecho y mi causa;
Te has sentado en el trono juzgando con justicia.
Reprendiste a las naciones, destruiste al malo,
Borraste el nombre de ellos eternamente y para siempre.
Los enemigos han perecido; han quedado desolados para siempre;
Y las ciudades que derribaste,
Su memoria pereció con ellas.

En estos versos vemos que el motivo de la alabanza de David fue la justicia que Dios hizo a favor de él y de su pueblo[3]. David comienza a recordar y expresar poéticamente cómo el Señor hizo justicia entre las naciones, cómo las reprendió, destruyó al malvado y a sus enemigos borrando su memoria para siempre. Por todo ello, el salmista agradece al Señor porque Él ha hecho justicia frente a sus enemigos y porque Él es el Juez que se sienta en su trono a juzgar con justicia. El Dios de David es el Juez Justo y esa convicción es la base de su agradecimiento.

3. He – Vau: El Señor, Rey y Juez de las naciones (vv. 7-10)

Pero Jehová permanecerá para siempre;
Ha dispuesto su trono para juicio.
El juzgará al mundo con justicia,
Y a los pueblos con rectitud.
Jehová será refugio del pobre,
Refugio para el tiempo de angustia.
En ti confiarán los que conocen tu nombre,
Por cuanto tú, oh Jehová, no desamparaste a los que te buscaron.

El salmista quiere enfatizar que el Señor es Rey Eterno, quien juzgará al mundo con justicia y dará refugio al que le conoce y le busca. En los versículos anteriores vemos como fue ascendiendo el juicio de Dios, partiendo con la causa de una persona, David, luego aumentando su juicio a los pueblos y ahora al mundo entero. Dios es eficaz en implantar su justicia y a todos los pobres; los que conocen al Señor o tienen una relación íntima con Él, disfrutarán de la protección del Señor en tiempo de angustia, especialmente en tiempos de guerra. Dios no va a desamparar a los que lo buscan de corazón, el Señor va a ser su defensor y justiciero.

4. Zayin: Invitación a la alabanza (vv. 11-12)

Cantad a Jehová, que habita en Sion;
Publicad entre los pueblos sus obras.
Porque el que demanda la sangre se acordó de ellos;
No se olvidó del clamor de los afligidos.

En estos versos el salmista vuelve con las alabanzas y cánticos a Dios, invitando a que otros se sumen al coro, que publiquen entre los pueblos sus obras, cómo el Señor hace justicia, castiga a los malos y a las naciones, es un refugio para los pobres y no desampara a los que le buscan. Dios el vengador de los inocentes, se acuerda de ellos y no pasará por alto el clamor del afligido. El Señor es el juez que hará justicia y esa verdad es la base de la alabanza del salmista.

5. Get: Oración de una persona en necesidad (vv. 13-14)

Ten misericordia de mí, Jehová;
Mira mi aflicción que padezco a causa de los que me aborrecen,
Tú que me levantas de las puertas de la muerte,
Para que cuente yo todas tus alabanzas
En las puertas de la hija de Sion,
Y me goce en tu salvación.

De la alabanza anterior, el salmista pasa a esta breve oración que implora y suplica la misericordia de Dios. Aquí David clama a Dios, quien tiene la capacidad y el deseo de sacarlo de su aflicción, y le pide que lo libere para poder contar la misericordia de Dios y gozarse en El.

6. Tet – Yod – Caf: Intervenciones divinas en la historia (vv. 15-18)

Se hundieron las naciones en el hoyo que hicieron;
En la red que escondieron fue tomado su pie.
Jehová se ha hecho conocer en el juicio que ejecutó;
En la obra de sus manos fue enlazado el malo.

Higaion. Selah

Los malos serán trasladados al Seol,
Todas las gentes que se olvidan de Dios.
Porque no para siempre será olvidado el menesteroso,
Ni la esperanza de los pobres perecerá perpetuamente.

En estos versos vemos como Dios frustra los planes de los malvados y los vuelve contra ellos. El salmista reconoce que el Señor ha dado a conocer su preocupación hacia el menesteroso y el pobre cuando ha juzgado a los impíos y cuando traslade al Seol a todos los que se olvidan de Él.

7. Oración pidiendo el justo juicio de Dios contra las naciones (vv. 19-20)

Levántate, oh Jehová; no se fortalezca el hombre;
Sean juzgadas las naciones delante de ti.
Pon, oh Jehová, temor en ellos;
Conozcan las naciones que no son sino hombres.

Selah

En esta oración podemos ver como el salmista suplica una vez más la intervención de Dios para que juzgue a las naciones, y sepan que son hombres y no Dios.

APLICACIÓN PARA LA IGLESIA

  1. Podemos dar gracias al Señor porque nos ha dado a conocer cómo Él intervino en el pasado con justicia, en la historia. Esto nos da la confianza de que El actuará con justicia en el futuro.
  2. Podemos agradecer al Señor por mostrarnos que Él es el Juez Justo de la tierra, que aborrece y castiga el pecado. Esto nos ayuda a vivir en santidad.
  3. Podemos dar gracias a Dios porque en Cristo Jesús, nosotros la iglesia, somos librados del juicio de Dios.
  4. Podemos agradecer al Señor porque, en Cristo, Dios es nuestro Refugio y Defensor.

Entonces, en una frase sencilla, ¿cómo podemos orar este salmo? “Dios, te agradecemos por mostrarnos tu justicia”


[1] Compárese con LXX, Vulgata Latina, TLA, NVI, et al.

[2] Para el acróstico se usa el alfabeto hebreo. Este acróstico no sale en algunas versiones de la Biblia pero se encontrar señalada en la versión NVI.  

[3] Ver p. ej. cómo liberó a su pueblo en Egipto, en los tiempos de los jueces, o cuando el pueblo buscaba en aflicción al Señor y Él los liberaba de sus enemigos

1 comentario en “Orando los salmos: Salmo 9

Los comentarios están cerrados.

search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close