Orando los salmos: Salmo 100

Dios, Tú eres por siempre bueno, misericordioso y verdadero

En nuestro caminar por los salmos, nos vamos a detener en el salmo 100, este salmo es un salmo de Alabanza al Salvador de Israel, es un himno de adoración a Dios por quién es y por lo que ha hecho. Este es un salmo lleno de sencillez, sin palabras complejas ni un lenguaje muy sofisticado, describe de forma clara, el llamado que hace el autor a todas las personas a alabar a Dios. Como lo vimos en los salmos anteriores (salmo 95, 96, 97, 98 y 99) hay una convocatoria a que el pueblo de Israel y todo el mundo dé gratitud y alabanza al Señor. En una oración simple podemos resumir el salmo en: “Dios, Tú eres por siempre bueno, misericordioso y verdadero”.

Es un salmo con una dirección clara: invitar a toda la creación a alabar y reconocer quien es Dios. Para eso el salmista hace uso de imperativos en su llamado a mostrar gratitud y adoración a Jehová.

EXPLICACIÓN DEL SALMO 100

1Cantad alegres a Dios, habitantes de toda la tierra.

El salmo comienza con una invitación a cantar con alegría (jubilo, gozo, agrado) y no con una declaración o exaltación de un atributo de Dios. El enfoque del salmista es alabar a Dios desde el comienzo y que esa alabanza sea genuina, llena de gozo. Que lo que salga de la boca de los habitantes de la tierra sea cantos de alegría.

Servid a Jehová con alegría;
Venid ante su presencia con regocijo.

El llamado que aquí entrega el salmista es a servir a Dios con alegría y si bien puede asociarse al servicio de adoración o de rituales en el templo, el llamado es a que cualquier servicio a Dios tenga una disposición de gozo y alegría. No debe haber tristeza, ni considerarlo como una obligación, sino lo contrario con gran regocijo.

Reconoced que Jehová es Dios;
Él nos hizo, y no nosotros a nosotros mismos;
Pueblo suyo somos, y ovejas de su prado.

Y si bien al inicio del salmo el autor no hace una declaración de soberanía o exalta algún atributo de Dios, el verso 3 es contundente, ¿Por qué debo cantar, servir y venir ante Dios? La respuesta es porque Dios es el Creador de todo y de toda la humanidad. Y con el verso final, el autor destaca la relación especial de Jehová con el pueblo de Israel, porque Él es su Dios, ellos son ovejas de Su prado.

Entrad por sus puertas con acción de gracias,
Por sus atrios con alabanza;
Alabadle, bendecid su nombre.

Como indicábamos en el principio del estudio, este salmo no tiene un uso de palabras complejas ni lenguaje sofisticado, por lo que podemos ver que la intención del salmista es clara: invitar a toda la tierra a acercarse a Dios con gratitud en el corazón, cantando alabanza y bendiciendo el nombre de Jehová.

Porque Jehová es bueno; para siempre es su misericordia,
Y su verdad por todas las generaciones.

Finaliza el salmo nuevamente declarando los motivos para poder Cantad con alegría (v.1), Servid con alegría (v.2), Venid con regocijo (v.2), Reconoced a Dios como Creador y sostenedor (v.3), acercarse a Dios en adoración y gratitud, Alabadle y bendecir su nombre (v.4), esto último es, exaltar a Dios por quien es Él. ¿Cuál es ese motivo? “Porque Jehová es bueno; para siempre es su misericordia, Y su verdad por todas las generaciones (v.5). Su eternidad e invariabilidad, su bondad, misericordia y verdad, son motivos suficientes para cantar alegres a Dios.

Salmo 100, todos podemos decir: “Dios, Tú eres por siempre bueno, misericordioso y verdadero”.

APLICACIONES PARA LA IGLESIA

Amados hermanos el salmo 100 es una invitación a alabar a Dios y hoy nosotros tenemos motivos suficientes para hacerlo, en Cristo. Cada vez que nos reunimos como iglesia una de las cosas principales que hacemos es alabar a Dios, Él nos invita constantemente a venir a ante Él, pero no por obligación, o con una mala actitud, sino hacerlo alegremente, estemos siempre gozosos (1 Tesalonicenses 5:16) de exaltar su nombre y haya siempre en nosotros el dar gracias en todo (1 Tesalonicenses 5:18). 

En segundo lugar, sirvamos a Dios y a los hermanos con alegría, esto es un acto de gratitud, por la bendición recibida de parte de Dios en la Salvación, es una respuesta automática de un corazón regenerado el servir con amor los unos a los otros (Gálatas 5:13).

Y, por último, Reconoced que Jehová es Dios; Él nos hizo, y no nosotros a nosotros mismos. Tiene una directa relación a la cosmovisión bíblica que necesitamos tener respecto al Dios Todopoderoso que creó el mundo y todo lo que hay en él, incluidas las personas que hizo a Su propia imagen. Y con lo anterior respondemos la pregunta: ¿Para qué fuimos hechos? Si lo que somos (hechos a la imagen de Dios) es un reflejo de quién es Dios, entonces no existimos por nosotros mismos o para nosotros mismos, sino en relación con nuestro Dios Creador. Estamos hechos para conocerle (Jer. 9:23-24), amarle (Mateo 22:37), adorarle (Juan 4:23) y servirle (Lucas 16:13). Debemos glorificar a Dios en todos los aspectos de la vida.

Glorifiquemos al Señor y digamos a una voz: Dios, Tú eres por siempre bueno, misericordioso y verdadero.


PREGUNTAS DE REPASO Y APLICACIÓN

  1. ¿Qué tipo de género es el salmo 100 y cuáles son sus características? 
  1. ¿Cuáles atributos de Dios podemos encontrar en este salmo?
  1. ¿Cuál es la frase sencilla que resume la oración del salmo?
  1. ¿Qué aplicación práctica ves para tu vida?
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close